AGROSAVIA rinde homenaje al pueblo neozelandés

AGROSAVIA rinde homenaje al pueblo neozelandés

Mosquera. Marzo 26 de 2019. Con la presencia de la embajadora de Nueva Zelanda Lucy Duncan, la Corporación colombiana de investigación agropecuaria - AGROSAVIA rindió un sentido homenaje a las víctimas del ataque perpetrado el 15 marzo en dos mezquitas de este país. Con una sobria, pero muy emotiva ceremonia, el director ejecutivo de la Corporación Jorge Mario Díaz y el director del Centro de Investigación Tibaitatá Juan Diego Palacio, presidieron la siembra de un Alcaparro gigante, árbol nativo colombiano, en apoyo al pueblo neozelandés.

La siembra tuvo lugar el pasado viernes 22 de marzo en uno de los jardines ubicados en Tibaitatá, en presencia de directivos de AGROSAVIA y funcionarios de la embajada. “Este árbol aquí en AGROSAVIA siempre nos va a recordar, no solo a mí y mi equipo sino a todos los visitantes, que existe un vínculo fuerte y colaborativo entre Nueva Zelanda y esta corporación, tan importante para el desarrollo agropecuario de Colombia”, comentó la embajadora.

El proyecto denominado “Cadena de Valor Láctea Colombia-Nueva Zelanda” es un ejemplo del trabajo que se ha venido realizando con Nueva Zelanda y su embajada en Colombia; inició en 2013 para ajustar y validar tecnologías de producción de leche de Nueva Zelanda en el territorio colombiano y así poder mejorar los indicadores productivos y económicos del sistema lácteo en el país a través de tecnológias y prácticas de manejo y administración del hato lechero. A la fecha ha beneficiado numerosas asociaciones de productores en los departamentos de Boyacá, Cundinamarca y Nariño.

Juan Vela, coordinador delegado por parte de la embajada para este proyecto, finalizó  la conmemoración con el canto Te Aroha, una expresión cultural del pueblo indígena Maorí, que suele acompañar ceremonias como la vivida en Tibaitatá. Para Vera, “la canción expresa que todos somos uno, todos respiramos el mismo aire, todos venimos de la misma fuente de energía, y de tal forma deberíamos comportarnos, pero para que eso sea posible debemos reconocernos espiritual y mentalmente, para así garantizar poder vivir en unidad, respetando la diversidad”.

  • Más información:
  • Maria Londoño Rubio
  • Profesional de Comunicaciones, Identidad y Relaciones Corporativas
  • Centro de Investigación Tibaitatá - CIMPA
  • Oficina Asesora de Comunicaciones, Identidad y Relaciones Corporativas
  • melondono@agrosavia.co
  • AGROSAVIA